martes, 18 de septiembre de 2012

13 razones para contar con un consultor de empresa.


Desde siempre intuí que en los servicios a los que tiene alcance la Pequeña y Mediana empresa faltaba algo. En mis tiempos como socio de una empresa y sobre todo en los tiempos de crisis, cuando recurría a los profesionales a mi alcance, estos eran superficiales y ambiguos.

Con el paso del tiempo descubrí la figura del consultor de negocio adscrito a grandes firmas. Era parte de la solución a mis necesidades, pero por su formato y coste, también podía llegar a ser parte del problema.

Entonces empecé a sintetizar mis necesidades y lo que un buen consultor debe ofrecer y llegué a las siguientes razones por las que una empresa debe contar con los servicios de un consultor artesanal o dicho de otra manera, un profesional que lleve la relación cliente-proveedor más allá de los consejos, para implicarse en las soluciones.

1,- Toma de decisiones argumentadas. En las empresas surgen infinidad de situaciones ligadas a la toma de decisiones o medidas que requieren pararse a pensar. El consultor reúne las condiciones para ayudar en la toma de decisiones.

2,- Convocar reuniones y hacerlas llegar a buen puerto. Claridad de lo acordado y plazos y responsables para la ejecución. Las empresas necesitan comunicarse entre sus miembros y las reuniones son la base para esa comunicación. Pero toda reunión debe cumplir unos requisitos para poder llamarla como tal y no ser una mera charla entre amigos.

3,- Ayuda en gestión de crisis. Su experiencia en estas situaciones puede desdramatizar la situación y ayudar a tomar decisiones que en esos momentos parecen imposibles y que si se adoptan mas tarde pueden ser insuficientes.

4,- Manejo de datos técnicos con profesionalidad. Es el consultor el experto en análisis de balances y de cuentas de resultados. Es el experto en la toma de decisiones de gestión.

5,- Conocedor del mercado local, le ayudará a aplicar medidas que no siempre son de alto coste y sobre todo enfocadas a unos óptimos resultados.

6,- Facilitador. El consultor es la persona encargada de facilitar a la empresa las soluciones a sus problemas, pero esto no solo queda en la entrega de intenciones, sino que va mas allá y pone en contacto a la empresa con los colaboradores que le pueden ayudar a solucionar su situación.

7,- Generador de tiempos. Muchas son las inquietudes que tiene el empresario y planes que quiere llevar a cabo y que nunca se terminan de realizar porque no dispone del tiempo ni de los recursos adecuados. El consultor es el encargado de definir esas inquietudes, planificarlas y junto a la colaboración del empresario llevarlas a buen fin.

8,- Expertos. El consultor es experto en el área que trabaja. Con formación continua y experiencia en la implantación de esos sistemas en otras empresas con situaciones similares. Además su actividad le hace estar abierto a nuevos campos que conoce y aplica en las empresas.

9,- Objetividad y claridad: el hecho de estar fuera de la organización le da al consultor una perspectiva para no ser parte de la situación (problema) y así encontrar junto al empresario la solución o soluciones necesarias.

10,- Puede afrontar grandes cambios en poco tiempo. El consultor no está limitado por la acción del día a día, lo que le permite afrontar grandes cambios dentro de la institución que de otra manera se retrasarían.

11,- Habilidades de gestión de cambio. El consultor es el experto a la hora de gestionar cambios en la empresa. Cambios que define, planifica e implanta junto a la dirección.

12,- Visión global: el consultor tiene una visión global de la empresa. Junto al empresario son los únicos que entienden la empresa en su totalidad.

13,- Cuando se sabe que algo falla , pero no se es capaz de definir el problema y mucho menos la solución total.
  • Relación con clientes.
  • Calidad en el producto o servicio
  • Pérdida de rentabilidad o mejora de la misma
  • Reorganización empresarial.
  • Falta de comunicación interna.
Por todas estas razones, entiendo que es fundamental no ejercer una gestión endémica que no nos permita evolucionar. Debemos tener cerca nuestra a profesionales que se impliquen en la empresa y aporten aire fresco a nuestra gestión.

La calidad y garantía de éxito del trabajo que se emprende junto al consultor de empresa, eso...es harina de otro costal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario