jueves, 6 de septiembre de 2012


CARPE DIEM....Pero orientado.

Carpe Diem es probablemente una de las locuciones más extendidas en la cultura popular. Su significado, con amplios matices, viene a decir “aprovecha el momento y no confíes en el mañana”.

Nuestro mundo occidental se ha visto salpicado de esta filosofía en muchos aspectos, algunos de los cuales nada positivos. Nos hemos visto abocados a despreciar el futuro, a minimizar sus riesgos y a confiar en el “Dios proveerá”.

Hay que aprovechar el momento, hay que saberlo disfrutar, pero sin perder de vista nuestro camino, nuestros objetivos, nuestras metas.

Tanto a nivel personal, como profesional y mucho más a nivel empresarial, tenemos que tener perfectamente definido el lugar al que queremos llegar, con nuestra empresa y nuestra vida. Tenemos que elaborar un plan de empresa y de vida. Jalonarlo en objetivos a medio plazo, totalmente cuantificables y estructurarlo en acciones del día a día que nos conduzcan a las metas fijadas.

Una vez hecho esto... Carpe Diem, aprovechemos el momento. Hagamos las acciones que tenemos que realizar día a día, disfrutemos de ellas, y en el logro diario bien orientado encontraremos la felicidad.

Porque como todos sabemos “la felicidad no es una meta, es un camino”, por eso tenemos que orientarlo para llegar donde queremos y disfrutarlo en todo momento.

Este es el objetivo último que mueve este proyecto, ayudar a construir y planificar ese camino que su empresa debe seguir. Le ayudamos a cuantificar los objetivos para poder medirlos y saber en que proporción los cumplimos. Le ayudamos a ser feliz, a disfrutar cada paso, porque juntos andamos el camino bien orientado.

Juntos somos capaces de disfrutar de lo que hacemos porque sabemos perfectamente a donde nos conducen nuestras acciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario